fbpx

Colombia ante los ojos del mundo.

Redacción: Gustavo Yánez

¿Cuál es la perspectiva internacional que se tiene?

Hoy, las calles de Colombia están militarizadas, pero hace un mes y tres días todo estaba en calma. A veces surge una inquietud, muy común en estas circunstancias: ¿hasta cuándo viviremos esta situación? nos preguntamos todos; y viene a nuestra mente, lo que sucede en este momento: manifestaciones masivas, paro laboral, bloqueo de carreteras, barricadas, vandalismo y ciberactivismo, ¡sí! sabemos todos que es una situación que unió a todos los colombianos, un mismo objetivo, un grito a viva voz de multitudinarias voces.

Sin embargo, tras la búsqueda de imponer una serie de atroces  medidas económicas en contraposición del deseo racional y con la intención de sobrecargar al populacho con una serie de indeseables responsabilidades económicas  de la renuncia de Iván Duque y de todo su gabinete político, hubo una serie de hechos encaminados al retiro de la reforma tributaria, reforma de salud, renuncia del ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla y muchas más; el pueblo enfurecido aprovechó el momento, y sumado a protestas, muertes, heridos, quema de vías y transporte público, daño a monumentos y espacios culturales como el caso de Belalcázar en Cali, puso alerta al mundo.

Ante los ojos del mundo, ¡sí!, Colombia estuvo, de hecho, aún lo está, en el ojo del huracán, incluso la ONU intervino y el país hermano Venezuela, vio de cerca todo lo similar a lo que años atrás ellos vivieron, deseando desde lo más profundo que esta historia no fuese repetida, ¡fuerza Colombia!, y así los valientes fueron más.

Las noticias amarillistas llevaron una idea de lo que pasaba en el país de manera internacional, y con ojos de terror, miedo, otros con ojos de rabia y hasta de tristeza, vieron como Colombia salió día tras día con resultados bastante abrumadores, pero no era lo suficiente para parar, aún hacía falta más. Entonces, ¿por qué las calles de Colombia están militarizadas? ¿es eso propio de un país que quiera una expresión libre sin represión.

Y es ahí en donde vas conociendo una perspectiva internacional, una mirada diferente, una matriz generadora de opiniones que tal vez los colombianos hagan caso omiso, y en tal caso tienen razón de ignorar ciertas posturas que pudiesen ser engendradas de lo que el mundo ve de Colombia, en especial lo que Latinoamérica ve a diario. Lo más parecido, y sin duda alguna, la comparación más pronta que pudiese ser concebida es la de la situación que vive Venezuela

Justamente ahí, es donde el punto se vuelve magnánimo, el contraste que se hace resalta lo que pudiese pasar en caso de que nadie hiciese nada. No se quiere decir que otros países estuviesen quietos, sino que, con el objetivo de prevenir, el colombiano sale, lucha, exige, y todas esas cuestiones que deben ser sobrellevadas a fin de evitar el caos

La perspectiva internacional, la manera en cómo el mundo ve a Colombia hoy es tal vez la idea más generalizada, una idea en donde surge el apoyo, el respaldo, la comprensión y se deja a un lado la suma de hechos que son lamentables. En cambio, otras posturas indican que no aprueban el vandalismo, y que lo mejor es la protesta pacífica, sin dañar, sin perjudicar, sin hechos que lamentar.

Esa es la perspectiva, una mirada de división aunada a las ideologías preconcebidas. Cada quién tendrá algo que decir, aprobación o no, es el propio colombiano quién debe juzgar lo que es mejor para ellos, eso sí, siendo salvados en caso de un grito de auxilio, una llamada de emergencia necesaria para reprimir sucesos que pueden ser devastadores.

¿Qué pasará? Eso nadie lo sabe. Lo importante es mantenerse de pie, saber encaminar lo que se quiere sin desviar las verdaderas intenciones. Un pueblo dividido es producto de su propia perdición, y es ahí en donde se debe saber qué hacer, dónde acudir y cuándo parar todo esto, se quiere la paz, se quiere lo mejor y no todo lo contrario.

Una perspectiva internacional no es suficiente. Una mirada desde afuera sirve si hay alguna acción. Aun así, Colombia sabrá cuándo, cómo y por qué.


 

más noticias...