fbpx

TRANSMETRO ¡crónica de una muerte anunciada!

Redacción: Marco Álvarez
Publicado: Última actualización el

El día de hoy las ciudades Barranquilla y Soledad, quienes comparten el sistema integrado de transporte masivo TRANSMETRO, se despertaron con la nada sorprendente y anunciada, parálisis del sistema a causa del déficit financiero viene enfrentando casi desde su puesta en funcionamiento en el año 2010 y, que a raíz de la actual coyuntura se ha agravado al punto de suspender de manera abrupta su operación.

Dentro de los problemas que afronta el sistema se encuentran, la falta de rutas alimentadoras, el flujo mínimo de usuarios y el mantenimiento de su infraestructura.  Todas estas situaciones se vislumbraban aun antes de su inauguración y fueron motivo de enconadas discusiones. A todo esto, se sumó que la puesta en marcha del sistema se hizo sin tener las estaciones terminadas, los vehículos en plenas condiciones, las vías plenamente adecuadas y, sobre todo, sin una proyección financiera clara.

Pese a todo lo anterior el proyecto se puso en marcha, sin que el mismo nunca lograse por lo menos alcanzar el punto de equilibrio y, sin resolver problemas asociados con la movilidad y el transporte informal lo cual era su finalidad. Si bien los sistemas integrados de transporte han funcionado en grandes urbes, no ha ocurrido en una ciudad que afronta problemas de seguridad, informalidad e infraestructura vial.

Paradójicamente pese a la parálisis, la movilidad de los ciudadanos no se vio afectada gracias al transporte informal, lo cual es una gran ironía, dado que una de las finalidades del sistema integrado de transporte era ser una alternativa que supusiera el fin de este y, permitiera tanto a los Barranquilleros como a los habitantes del área metropolitana desplazarse de forma confortable, rápida y segura.

Lamentablemente esto no solo no se ha conseguido, sino que de no conseguirse una nueva inyección de recursos el sistema podría colapsar, agravándose aún más, los problemas que nunca logró corregir.