fbpx

Amargo desenlace para la genialidad táctica de Colombia.

Redacción: Santiago Vanegas
Publicado: Última actualización el

Es indudable que ha sido uno de los partidos que más hemos sufrido como colombianos en los últimos años, un juego tan bien trabajado desde lo táctico por parte de la selección merecía una recompensa clara, quitarle el invicto a Brasil.

Es indudable que, Reinaldo Rueda tuvo un fuerte trabajo esta semana, desde los jugadores de banda recogiéndose constantemente para frenar los ataques de Brasil hasta los delanteros haciendo frente a los defensas y volantes para debilitar su salida con balón.

El primer tiempo en un principio fue conciso, desde el principio Brasil salió a apretar a la selección y demostrando por qué es uno de los equipos en mejor estado de forma en el mundo actualmente, sin embargo Colombia estuvo serena, la tranquilidad en defensa le permitió a Colombia encontrar algo que, tal vez, no se imaginaba encontrar de una forma tan rápida.

Un balón de, Juan Guillermo Cuadrado fue rematado en un gol espectacular por Luis Díaz, la tijereta dejo sorprendida a una afición que lo celebró como si fuera la final del mundo, la esperanza estaba presente y con el ánimo bien alto los cafeteros hicieron lo debido, defender el resultado.

El primer tiempo es para enmarcar, una defensa tan bien puesta y todo el equipo trabajando en coordinación es muestra del trabajo que el técnico, Reinaldo Rueda, ha hecho en su corto tiempo en frente de la selección.

Nuevamente, Wilmar Barrios surge como una de las figuras más destacadas en su trabajo defensivo frenando a un jugador como Neymar, alguien a quienes las mejores defensas del mundo temen por su capacidad de hacer lo impredecible, jugador que por gran parte del partido estuvo controlado.

Otro que tiene una labor que merece ser destacada es la de, Santos Borre. El jugador no siempre ha sido del agrado de los técnicos en Colombia, su perfil no suele encajar con el tipo de juego que se busca, no obstante el de River Plate hoy brilló, no en labor ofensiva, brilló en su compromiso constante en la marca y apoyo a la defensa.

Con los extremos nada que reprochar, Cuadrado y Díaz defendieron todo lo que se les vino y apoyaron a dos laterales que tenían problemas en partidos anteriores, (más por el lado de Tesillo que de Muñoz) y venían siendo muy criticados por los aficionados, hoy se les vio con una rigurosidad táctica que no dejó casi penetrar a Brasil hasta el segundo tiempo.

El momento casi se vio en cámara lenta, un pase mal dado que termina chocando con el árbitro, Néstor Pitana, jugada que terminaría siendo la polémica de la noche, esto porque el reglamento habla de que cualquier choque del balón con el juez debe ser balón a tierra, claramente los jugadores de la selección Colombia perdieron el foco y tras la ley de ventaja, un golpe, un golpe que fue reprochado durante minutos y una incertidumbre que solo nos daría penas a los colombianos.

Luego de eso la selección perdió la concentración, hubo rabia en los jugadores y tras una desatención en marca en el último instante de juego nos liquidarían, un tiro de esquina que le daría la túnica de verdugo a Casemiro, el del Real Madrid nos marcó de cabeza y terminaba con el sufrimiento de una escuadra que entregó todo defensivamente.

Se hablará por semanas de la polémica, lo único cierto es que Colombia mostró una grandísima cara defensiva, que lo más probable es que pasemos a la siguiente ronda y el trabajo del equipo siga mejorando. Pero ese gol, similar al de Brasil 2014, quedará marcado en la memoria de este país.


 

más noticias...