fbpx

Mario Rodríguez, el científico quindiano que revoluciona la medicina ósea para implantes dentales.

Redacción: Angi Lucumi
Publicado: Última actualización el

Mario Rodríguez nació en el barrio Las Acacias de Armenia, estudió Licenciatura en Física en la Universidad del Quindío y tuvo la oportunidad de una beca para adelantar estudios de postgrado en San Luis Potosí y un doctorado en Física en el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados en esta misma universidad de México. Profesor de la universidad de Toronto y actualmente profesor e investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México, en el Centro de Física y Tecnología Aplicada.

En su trabajo de investigación ha desarrollado una técnica que está revolucionando la medicina ósea para implantes dentales, que proporciona mayor precisión y durabilidad en este tipo de trabajo para los odontólogos.

Doctor Mario, ¿Enfocada en que está su investigación allá en la UNAM?

Yo tengo varios temas de investigación, pero actualmente la cabeza mía es física médica, yo trabajo en huesos para cirugía, desarrollo el hueso, hay un componente del hueso que se llama Hidroxiapatita que es un componente muy caro en el mercado, tanto así que un gramo en el mercado mundial de Hidroxiapatita cuesta 550 dólares, en el mercado Latino esta por los 200 dólares. Lo que yo hago es que cuando a las personas le extraen una o dos muelas, pues le queda un espacio muy grande y el cuerpo humano es capaz de regenerarlo, poniéndole una parte del hueso que es la cerámica que se llama Hidroxiapatita, entonces lo que nosotros hacemos es regeneración ósea guiada, para no depender de la importación de huesos. En México nosotros somos lideres en América del estudio de los huesos. Aquí en el Quindío y en toda Colombia el hueso debe ser importado, sé que en Bogotá hay una asociación que usa hueso humano, pero yo uso principalmente hueso bovino para la cirugía.

¿Usted ha trabajado el tema de la física, pero aplicada a la medicina?

Correcto, lo que yo patenté con la UNAM y con el Cinvestav fue el proceso para obtención de Hidroxiapatita, (para el hueso que a usted le injertan) yo desarrollé un proceso que no cambia sus propiedades fisicoquímicas, las mantiene constantes y eso permite que nosotros tengamos alrededor de 500 cirugías en México con cero rechazos. Aquí en el Quindío vamos a hacer investigación con dos odontólogos muy prestigiosos del departamento, los doctores Carlos Enrique Mora y Jairo Alberto Castaño. Ya estamos en el protocolo de investigación para mirar cómo hacer los procesos investigativos aquí y puedan ellos en el futuro aplicarlos en sus pacientes.

Pero usted no es odontólogo, ¿Usted solamente crea el hueso?

Sí, yo creo el hueso y hago todos los estudios de regeneración ósea guiada, sean simulados o en animales, ya tengo la licencia para humanos, así que hago todos los estudios in vitro, hago todos los estudios en ovejas, hacemos implantes en ovejas y hacemos trabajos en humanos.

¿Usted utiliza básicamente hueso de un bovino o animal?

Sí, somos muy parecidos en la composición fisicoquímica, el humano hasta los 36 años crece en su sistema óseo, se constituye con todos sus elementos, calcio, fosforo, magnesio, y después empieza una caída; en los bovinos, los sacrifican como a los 177 días que están en la juventud donde tienen todos los componentes químicos que son muy parecidos a los de nosotros, y utilizamos dos clases de huesos,  trabecular y cortical, el hueso poroso y el hueso duro, el hueso poroso nos ayuda a que haya mayor  irrigación cuando se hace el implante para la regeneración ósea, y trabajamos también en la física del implante. Lo que tradicionalmente usan los odontólogos es titanio, pero el titanio presenta problemas de metalosis, es decir, el cuerpo lo va a tocar tarde que temprano, ahora tenemos la investigación con el doctor Hernando Chelo de la universidad de Texas, en donde nosotros recubrimos los tornillos con diamante, siendo el único grupo del mundo que tiene tornillos de titanio recubierto con diamantes.

¿Pero el mejor material para reponer los huesos es el propio hueso de los bovinos?

Sí, claro, lo que sucede es que en la cavidad metemos la Hidroxiapatita con diferentes técnicas, se puede usar suero humano para mezclarlo, el cuerpo en nueve semanas vuelve y forma su propio hueso a través de las semillas que son nanométricas. El cuerpo humano es nanométrico al 100%.

¿Qué es nanométrico?

El tamaño del hueso de nosotros de la hidroxiapatita es 7 nanómetros de alto, 14 nanómetros de ancho por un lado (porque es hexagonal) y unos 30 nanómetros por el otro, entonces es nanométrico, mi patente que también es con colombianos es buscar procesos fisicoquímicos que no alteren el tamaño, entonces cuando yo lo introduzco a su cuerpo, introduzco el mismo tamaño que tenia el bovino y casi el mismo tamaño que tenia usted, lo que hace que de siete a nueve semanas nosotros podemos hacer que usted tenga un periodonto entero, para que se haga el proceso de implantación del tornillo y después la parte dental.

Doctor, usted hablaba ahora del uso del hueso de bovinos para trabajar todo el tema de los implantes de los huesos en los seres humanos, ¿por qué de los bovinos y no de otro animal?

Bueno, se puede trabajar a través del hueso humano pero ese solo se puede con donaciones, el problema con el porcino es que al animal lo matan muy tiernito, no alcanza a tener los huesos con la composición química parecida a la del humano, en cambio al bovino lo sacrifican ya casi en la etapa adulta y la composición química del magnesio que es uno de los problemas es casi idéntica a la N4000 a 11mil partes por millón de magnesio, entonces utilizamos el bovino porque es el que más se parece en tamaño en términos nanométricos y el que ha mostrado mejor absorción.

¿Usted nunca ha trabajado con huesos humanos?

Sí, he trabajado con huesos humanos, he publicado dos artículos internacionales con huesos humanos, pero el problema del hueso humano es que es radiado y diofilizado, entonces cuando se mete en una cavidad digamos que el 30% o 37% es grasa y proteína lo que crea una depleción en la cavidad, lo que genera un poco de problemas, es bueno pero a veces genera problemas inflamatorios en algunos huesos, lo que realmente nosotros implantamos es un cerámico casi inerte y es bioabsorbible, el volumen que nosotros podemos llenar es de hasta el 94% de la cavidad de full hidroxiapatita. Hay unas hidroxiapatitas que vienen con grasa de proteína, pero tienen el problema de que el cuerpo no reconoce ese compuesto químico.    

¿La hidroxiapatita que usted menciona es la parte del hueso cerámico que ustedes utilizan?

 Sí, esas son las que llaman en los entierros las cenizas, pero no son cenizas, es hidroxiapatita, las cenizas en un proceso de incineración se van, que es la parte orgánica.

¿El hecho de trabajar con bovinos y no con humanos es por la facilidad de conseguir el hueso?

Sí, vamos a tratar con los doctores Jairo Alberto y Carlos Enrique, en un tiempo no mayor a un año, de tener una planta de producción en el Quindío, un gramo de hidroxiapatita vale cuatro veces mas que un gramo de oro, lo que la gente bota después del sancocho es una fortuna.

Hay mucha gente que le encanta comer huesitos de marrano, ¿eso para el organismo es tan bueno como en la forma que usted lo utiliza?

Yo trabajo la osteoporosis con mujeres pre menopaúsicas, el problema por ejemplo es el magnesio, como nosotros somos paisas comemos lo mismo y regularmente el contenido de magnesio en las dietas de esta región es muy pobre, y si tú puedes consumirte el pedazo de hueso del cerdo, estas consumiendo todos los componentes minerales y eso es buenísimo, de hecho hay suplementos alimenticios en base del hueso de porcino y bovino, venden hasta la hidroxiapatita para consumo humano, para tomarla,  entonces un sancocho es muy nutritivo porque en algunos casos se disuelve el hueso y ese hueso pues tiene todos los minerales que tu no obtienes de la dieta del arroz, las legumbres, el plátano, entonces sí, para mi es importante que la gente consuma esos huesos, de hecho lo venden hasta molido.

Hay una parte de las patas de la res que se llama chocozuela y veo que la consumen muchas personas de diferentes formas, ¿también contiene los elementos que usted menciona?

Sí, tiene una parte mineral que es trabecular y el resto es colágeno, entonces hay veces que yo veo a la gente preocupada por el colágeno y compran compuestos químicos en tarro, y la chocozuela es más barata, efectiva y soluble.

Con los odontólogos quindianos Jairo Alberto Castaño y el doctor Carlos Enrique Mora, ¿cuál es el trabajo que está realizando?

Lo que vamos a empezar a trabajar es el cocimiento del producto, ellos ya han leído artículos científicos de mi grupo, donde hay un gran cirujano maxilofacial, es un genio de la cirugía, es el que ha hecho todos los ensayos, aquí en Colombia están muy avanzados. Entonces lo vamos a traer, va a haber un curso para que los odontólogos vean la parte física, química y la parte de cirugía, lo que pensamos hacer es preparar una serie de cursos, conseguir los permisos para hacer unos ensayos clínicos o biológicos que yo ya los he hecho, y pues ellos tienen mentalidad y tratar de en un futuro realmente tener ese proceso aquí en el Quindío.

¿Es posible que a través de esta investigación con estos dos odontólogos del departamento se pueda crear una agencia productora de hidroxiapatita aquí en el Quindío?

Eso es lo que deberíamos hacer, tenemos que quitarnos esa dependencia del extranjero de todo, el proceso no es gran cosa, es un proceso científico, pero aquí tenemos en la universidad del Quindío, que tiene todo lo que necesitamos para hacer este proceso y excelentes profesores y estudiantes. Déjeme decirle que los estudiantes colombianos que van a México a hacer maestría están sobrados, y los quieren mucho por la calidad del estudiante, pero deberíamos aterrizar en una fábrica de productos nanométricos para desarrollo e investigación para odontología. Pero hacemos investigación, tengo una doctora de aquí de la facultad de Química que es líder en el mundo, la doctora Sandra Milena Londoño, esta aquí en el Quindío dizque de descanso, pero estamos trabajando.

En el tema de los huesos usted ha hablado del cambio de huesos sobre todo en la parte dental, pero ¿puede ser en cualquier otra parte del cuerpo?

Sí, cuando las personas tienen lesiones, la unidad de los huesos se hace con metal, pero se puede poner hidroxiapatita en la unión para poder hacer la regeneración ósea guiada, hay problemas de descalcificación, yo estuve hablando con el doctor Carlos Enrique Mora, me gustaría hacer implantes locales con nanohidroxiapatita para ver si podemos hacer que el cuerpo reaccione y logremos hacer que en el cuerpo empiece a crecer esa hidroxiapatita  que es una semilla, entonces hay mucho por hacer en hidroxiapatita e implantes dentales, lamentablemente todos los huesos son importados y eso está mal.


más noticias...