fbpx

EPM responde al embargo por afectaciones de Aguas Claras

Redacción: Anyi Aguilar

EPM se pronunció sobre una presunta medida cautelar de embargo de sus cuentas bancarias, consecuencia de una acción de grupo promovida por un grupo de ciudadanos de Bello-Antioquia.

Este 2 de agosto se conoció que un juez ordenó el embargo de las cuentas bancarias de EPM por 30.000 millones de pesos, la Alcaldía de Bello y nueve entidades vinculadas a la construcción de la planta de aguas residuales de Niquía. Esto se debe a que los habitantes de esta región interpusieron una acción en grupo debido a los malos olores que esta planta emite.

La Planta de Aguas Residuales Aguas Claras lleva al menos dos años emanando malos olores y excrementos, lo que ha afectado a 10.000 personas, de las cuales 100 interpusieron la acción contra los constructores de esta planta.

EPM informó que, “La semana pasada, la empresa sí fue notificada por parte del Juzgado 26 Administrativo Oral del Circuito de Medellín de la admisión de una acción de grupo por hechos similares, sin que se hubiese decretado medida cautelar alguna”.

Asimismo, la empresa aseguró que, a la fecha, no ha sido notificada ni comunicada por parte de ningún juzgado civil del municipio de Bello sobre esta situación.

Sin embargo, EPM reconoció que tuvo acceso a unos documentos que se están tramitando en el Juzgado Primero Civil del Circuito de Bello en los que se ordena el embargo de cuentas, entre otras, de entidades como EPM y Aguas Nacionales EPM, hasta por la suma de $30.000 millones.

“EPM espera conocer, detallada y formalmente esta información para poder pronunciarse oficialmente sobre el contenido de las órdenes aparentemente impartidas”.

Por ahora se espera un fallo de fondo sobre esta acción, por lo que las cuentas embargadas de EPM, la Alcaldía de Bello y otras entidades seguirán así.

De acuerdo con la página oficial, Aguas Nacionales, filial del Grupo EPM, es la encargada de la operación y el mantenimiento de la planta de tratamiento Aguas Claras EPM, la cual es, desde su concepción, “una obra de infraestructura sostenible, ambiental y socialmente, enfocado no solo en la construcción de infraestructura para el saneamiento del río Aburrá-Medellín, sino también en generar desarrollos urbanísticos y paisajísticos para la comunidad”.


 

más noticias...