fbpx

Muerte de menores alerta sobre el uso de opioides

Redacción: Anyi Aguilar

Una mezcla entre alcohol y sustancias opioides, como tramadol, habría ocasionado la muerte de dos menores de edad de 14 y 15 años que se encontraban en una fiesta clandestina en Itagüí.

Ya son 2 los menores muertos tras asistir a una rumba en el municipio de Itagüí. En las últimas horas se conoció el caso de otro joven que habría estado en la misma fiesta y perdió la vida.

El caso de Santiago Vélez Galindo, de 14 años, es similar al de Juan Sebastián Córdoba Ríos, de 15 años. Los 2 asistieron a la rumba realizada el pasado sábado, 21 de agosto, en la carrera 55AA con la calle 56 del barrio El Tablazo.

Juan Sebastián falleció el domingo en el Hospital San Rafael de Itagüí, a donde llegó muy mal porque, al parecer, en la rumba en la que estaba le habrían suministrado Tramadol, un medicamento derivado de opiáceos, en el licor.

Andrés Felipe Córdoba, padre del menor, relató que “estaban haciendo una rumba clandestina y mi hijo llegó como a las 10:40 p.m. todo raro, pidiéndome para una gaseosa. Yo se la di y le dije que se entrara a las 11:30 p.m. y llegó 5 minutos antes, muy juicioso, pero yo lo vi muy raro, muy mal”.

Sin embargo, se acostaron a dormir y en la mañana, cuando se disponía a darle el desayuno, Andrés Felipe se encontró con que su hijo estaba muy grave.

“Fui a llevarle las migas para que desayunara y lo vi en una posición muy extraña, con la lengua afuera. Como conozco de primeros auxilios, miré y me di cuenta de que estaba muy mal. Llamé una ambulancia, pero se demoró mucho y lo llevé por mi cuenta al hospital. Cuando llegamos, me dijeron que no había nada qué hacer por él”.

Pues la misma suerte corrió Santiago Vélez Galindo, el otro adolescente, quien después de asistir a la rumba, de la que dicen era clandestina, se dirigió a su casa, en el municipio de La Estrella, donde presentó síntomas de intoxicación.

Sus familiares lo llevaron a la Unidad Intermedia de San Antonio de Prado, en Medellín, a donde llegó sin signos vitales.

Según manifestó el padre del joven, a su hijo le habrían dado a consumir en la fiesta tramadol, un opioide sintético de uso médico, disuelto entre un trago de licor. Ahora está a la espera de los resultados de Medicina Legal.

El secretario de Seguridad y Convivencia del municipio, Rafael Otálvaro, precisó que otro menor de edad también falleció en similares circunstancias y ahora las autoridades adelantan las investigaciones para determinar si efectivamente las víctimas consumieron dicha mezcla en la fiesta, quiénes fueron los organizadores de la misma, realizada en una vivienda del sector de El Tablazo y quiénes fueron los responsables de suministrar ambas sustancias.

En el Sistema de Salud Pública –Siviliga– se reportaron 1.364 intoxicaciones por medicamentos opioides entre 2016 y 2019, y solo seis muertes atribuibles, sin reportes para 2019.


 

más noticias...